F**k the grammar, let’s talk

F**k the grammar, let’s talk


Hola caracola!


Escucha.


Te vengo a contar algo. Algo que te va a gustar mucho, de
verdad, te lo prometo. Te va a gustar casi tanto como a mí
ponerme roja como un pepper en la playa, como buena
guiri que soy.


Es algo que te interesa como coach, terapeuta, creador/a
de talleres, de retiros etc. Te interesa y te hará duplicar el
precio de tus sesiones y aumentar como nunca
imaginaste tu cartera de clientes.


Pero espera, quédate ahí un momento.


Antes una anécdota, una historia. Si la entiendes, si la
entiendes bien, ya habrás solucionado el ochenta por
ciento de los problemas que tienes con expandir tu
negocio.


Como te dije, soy guiri, nací en Middlewich, en Inglaterra. Un
pueblo bastante bonito y bastante pequeño. Por cada 10
habitantes 12 de ellos eran hooligans.
Tuve una infancia agradable, llena de té y ambientes
perfectamente decorados gracias al increíble gusto de mi
madre.


Crecí, me fui a estudiar arte en la universidad y luego a
trabajar a Londres. Fuero las mejores fiestas de mi vida,
espero que esa época haya sido así también para ti. La
gente de bien ha tenido buenas fiestas en algún
momento.


Luego me vine a España (ole ole los caracole).


Era de esas ignorantes que pensaba que daba igual a qué
lugar de España fuese, pues se habla el mismo español
en todo el país.


De modo que, agarré el baggage y me fui al mejor lugar
de España en donde puedes aprender español de una
manera fácil y sencilla.


A Murcia.


No te rías, a mí no me hizo ninguna gracia.


Aprendí el idioma en Murcia sin ir a ninguna clase,
simplemente escuchando “español” (hehe joke) todo el
rato y repitiendo.


Mi español era terrible al principio pero estaba rodeada
de murcianicos adorables a los cuales no les importaba
que yo pareciese una guiri borracha de Salou todo el rato.


Esa fue la clave y los quiero mucho por ello.


Incluso I fell in love en Murcia con un chico y nos fuimos a
vivir juntos (sí, hablando mi shit español)


No funcionó pero guardo un buen recuerdo. Es difícil no
guardar buen recuerdo de Murcia, te lo digo en serio.


Me mudé a Barcelona y comencé a dar clases de inglés.
Se me daba bastante bien y acabé siendo profesora en el
colegio donde iban los hijos de Shakira y Piqué, quien lo
iba a decir.
Antes de mí solo sabían decir Waka Waka (joke)


Y aquí estoy, a punto de contarte eso que tanto te va a
gustar.


Ready? Go.


Verás, el inglés es muy maltratable.
¿Quieres decir fácil?
No, quiero decir maltratable, mistreatable.


Puedes escuchar una conversación en inglés entre
alguien de Rumanía y alguien de Italia, mientras dan
cuatro patadas gramaticales por segundo y se entienden
de lujo.


A eso me refiero.


No necesitas una gramática perfecta ni una
pronunciación perfecta para empezar a dar tus talleres y
tus sesiones en inglés, y cobrar el doble por ello.


Muchos cursos de inglés se centran en la construcción
sintáctica, en el past perfect y no sé qué mierda. Eso no
está mal saberlo, pero va al final, no al principio.


¿Sabes lo que va al principio?

Perderle el miedo al idioma, perderle el miedo a
pronunciar mal, a que no te entiendan. Vivirlo.


Porque ¿Sabes una cosa? Se te entiende, se te entiende
perfectamente y más aún si lo que estás diciendo es
interesante.


Y si eres coach, terapeuta o me has organizado un retiro
que lo flipo te aseguro que lo que me estás contando me
interesa y mucho.


Un profesor random de una academia random te diría:
Esa frase está mal construída, tienes que poner el “Do” aquí,
el “have” aquí y ojito con el “false friend” de las narices.


Un profesor de verdad, que ha aprendido otro idioma por
su cuenta y sin tocar un libro te diría:


No he entendido lo que me querías decir. Dímelo de otra
manera, con lo que tengas, con lo que sepas. Haz que te
entienda, no importa como. Usa mímica si quieres, hazme un
dibujo y me lo explicas, me da igual.
Fuck the grammar, comunícate.


En este punto de la lectura ya deberías estar
entendiendo.


Well.


¿Por qué digo que vas a cobrar el doble?


Cuando llegué a Barcelona me sorprendió la cantidad de
gente que no sabe español (yo con esa gente NO me
junto) y ni falta que les hace.


Hay miles propuestas en inglés y propuestas muy
interesantes. De hecho, diría que las mejores actividades
y los mejores trabajos están cien por cien en inglés y,
normalmente, son más caras que las actividades en
español.


Porque, te guste o no, los extranjeros suelen tener más
dinero.


Y antes de que te ofendas, antes de perder el tiempo en
pensar si esto está “good” o está “bad” mira la maravilla
que tienes ante tus ojos.


Haciendo sesiones, retiros, webinars, taller, lo que te de la
gana en inglés aumentas muchísimo tus opciones. Tienes
el mundo a tus pies, las posibilidades son infinitas y, los
precios, mucho más altos.


Y si te dedicas a hacer talleres para turistas en Barcelona
te pones las botas, ya te lo digo. Fill your boots!


Todo claro, no?


Bien.


Te cuento como va a funcionar esto para que llegues a
esa realidad que estás rechazando simplemente porque
no sabes pronunciar laugh sin ahogarte.

  • Vamos a crear grupos reducidos, seis personas, ocho
    máximo, y vamos a hacer dos horas a la semana.
    Juntas, en el mismo día, y que de tiempo para todo.

  • Vamos a hablar, a hablar mucho, todo el rato. No hay
    libro, no lo necesitas y si quieres reglas gramaticales y
    contenido en google te vas a hinchar.

  • Haremos dinámicas como si estuvieras realizando una
    sesión, presentando tus servicios a un posible cliente,
    explicando la teoría que quieras dar en un taller etc.

  • Vamos a hacer networking.
    Me especializo en gente de tu sector, de la salud
    emocional, y vas a conocer a gente con la que tal vez
    acabes colaborando o te abra puertas interesantes.
    Recuerda, esto es inglés para que ganes más dinero y
    aumentes tus opciones de business. El grupo también
    ayudará a eso, invitaré a gente interesante y, si estás
    por Barcelona, organizaremos quedadas con
    profesionales de vuestro sector, o virtuales si no es el
    caso.

  • Vamos a tener una clase a la semana pero tú puedes
    enviarme audios siempre que quieras (en inglés, por
    supuesto) y yo te responderé a todo lo que necesites
    encantada.

  • Vamos a ir en serio.
    En un mes quiero que contactes a alguien, quien sea,
    en inglés y le ofrezcas tus servicios. Da igual el resultado, pero da el paso.

No estamos para perder el tiempo, para eso ya tienes
la escuela en donde te dieron el verbo “to be” hasta
segundo de bachillerato.


Lo que te ofrezco no es barato y cuanto más tiempo pase
menos barato será. Eso sí, a ti se te mantendrá PARA
SIEMPRE el precio que te ofreceré ahora mismo.


La idea es que te diviertas mientas desarrollas una
habilidad que te hará ganar más con tu pasión, junto con
otras personas que quieren lo mismo y de las que podrás
aprender mucho.


Dicho todo esto, si te interesa pedir información debes
rellenar estos campos de aquí abajo. Me pondré en
contacto contigo aun que tu perfil no me interese para el
grupo.


Much love,


Emma.